lunes, 19 de febrero de 2018

El liderazgo de los entrenadores. Sito Alonso y el Barcelona

No es una entrada para dirimir culpabilidades.

En pocos días, un equipo pasa de hacer el ridículo en un primer cuarto contra Baskonia a ganar la Copa del Rey.

Hablan de que Pesic, el nuevo entrenador, mandó un mensaje claro, concreto y sencillo cuando hace diez días se hizo cargo del equipo del Barcelona. Que se refugió en el ABC del baloncesto, que había que saber defender el 1c1 y construir la defensa a partir de ahí. 

No creo que Sito Alonso, anterior entrenador, no haya hecho lo mismo. Hablo de transmisión de baloncesto. Estoy convencido. Sito sabe mucho baloncesto, el suficiente como para saber técnica, táctica y estratégicamente qué tiene que hacer su equipo en cada momento.

Un entrenador son tres grandes áreas: conocimiento, metodología y liderazgo. Desde fuera, y sin conocimientos de la situación es evidente que en los dos primeros Sito no ha tenido especiales problemas.

¿Y el último? Liderazgo. Aquí se aglutinan muchos conceptos, desde la relación personal entrenador - jugador, la construcción de vínculos entre jugadores, la sensación de ir todos hacia el mismo destino, conseguir de cada uno el mismo elevado nivel de compromiso con los objetivos, la gestión de los conflictos, etc.

Es en el liderazgo donde no han salido las cosas como a Sito y su cuerpo técnico le hubiera gustado. Insisto, no es este un espacio para señalar culpables. Busco, cómo de las experiencias de otros, poder crecer y aprender como entrenador.

Cómo nos relacionamos con ella y como hacemos que se relacionen entre ellos, con el entorno, la competición, los rivales, etc. Es la persona sobre quien se actúa cuando hablamos de la importancia que tiene el entrenador como líder de su equipo.

Pudiéramos pensar que esta parcela, la del liderazgo, está reservada a los entrenadores de élite. No lo creo. El liderazgo también es necesario entrenando a cualquier categoría. Enseñar a formar el carácter, a relacionarse entre ellos, a gestionar conflictos, etc., mismos problemas pero entornos diferentes.

Como entrenador de cantera debes prestar atención a esta faceta. Harás más competitivo a tu equipo. Ayudarás a mejorar a tus jugadores. No lo dudes.

Y crecerás como entrenador.

lunes, 12 de febrero de 2018

Ejemplo de ejercicio de toma de decisiones.

El ejercicio se inicia cuando el defensor debajo del aro elige rodear una de las dos sillas. 


El atacante, saldrá al movimiento del defensor. Su decisión debe ser atacar por el lado contrario a donde rodea el defensor, ya que tiene más tiempo y espacio para anotar. 

Siempre

- Trabajo de contactos en la finalización al aro. 
- Siempre se termina en canasta. Rebote. 
- Pocos botes en la penetración (máximo 2). 


Implícito:

- Al estar pendiente de la acción de un defensor, olvida mirar el balón. Bota sin mirar la pelota sin necesidad de decir nada. 

- A medida que introducimos las variantes, el ejercicio se complica, fomentando la concentración. Nos ahorramos tener que estar utilizando el tiempo para meter a los jugadores en el entreno. 

- No indicar las rotaciones. Que decidan ellos. Alienta la concentración. 

- Trabajo de toma de decisiones en función de la lectura de los defensores (situación real de juego). 

Variantes:

V1. El defensor puede rodear o ir directamente. Eso significa que el atacante, si rodea, puede penetrar, mientras que si va directamente, será un tiro o tiro tras bote. 

V2. Metemos filas en cada esquina. El defensor toca una silla y va a defender a la esquina contraria. 


  • El jugador en cabecera con balón, sigue igual, ataca lado contrario a la silla que tocó el defensor, para doblar a la esquina hacia donde bota. 
  • El jugador de la esquina que recibe, juega a partir del closeout (la recuperación defensiva). 



V3. El primer jugador de cada esquina es defensor. 


  • El jugador con balón en cabecera, ataca hacia la silla contraria, como siempre. El defensor debajo del aro toca la silla que quiera y va a la esquina contraria a defender. 
  • El jugador que defendía a la esquina hacia donde ha ido el balón, salta hacia el balón (jugador de cabecera), que si nadie le para, va al aro. 
  • Jugamos un 2c2 con cabecera y la esquina hacia donde ha ido el balón. 
  • Se pueden quitar las sillas, y hacer que el jugador debajo del aro pise el block de la zona, ya que al ser un mayor número de jugadores, las sillas pueden provocar lesiones. 


V4. Mismo ejercicio que el anterior, solo que también se activa la esquina contraria hacia donde fue el balón. 

Jugamos un 3c3. 









domingo, 4 de febrero de 2018

Las órdenes de los entrenadores en partido. Matices.

Las órdenes en los partidos suelen ser ruido ambiente. 

La mayoría son pasado. 

Y probablemente sean órdenes centradas exclusivamente en el balón. 

Hablo del entrenador que se pasa el partido gritando constantemente a los jugadores lo que tienen que hacer. 

1. Ruido. El entrenador que está constantemente retrasmitiendo el partido o diciendo lo qué tienen que hacer sus jugadores, genera mucho ruido.
Los jugadores están en la pista tomando decisiones en función de lo que ven. No son capaces de prestar atención a todo lo que sucede en el campo y al mismo tiempo a las órdenes que reciben desde el banquillo. Por lo tanto, el 80% de lo que dicen esos entrenadores es RUIDO ambiente. 

2. Pasado. Misma reflexión que antes. El jugador, e insistiré en este punto, está tomando decisiones. Hay un punto de no retorno donde el deportista ha decidido y no es capaz de cambiar la decisión. Su cuerpo ejecuta. No hay marcha atrás. En general, el entrenador que ordena permanentemente también pasa por ese proceso de percepción, decisión y en este caso, comunicación. Y cuando decide gritar a su deportista, la acción ya ha pasado. 

Si le dice lo que "tenía que haber hecho", es igual de perjudicial. El chaval está a otra acción, probablemente de carácter opuesto a la que su entrenador le habla (si le habla de ataque, estará defendiendo, y viceversa), lo que conduce al  jugador a la confusión, ya que le están hablando de algo que ya pasó y no tiene relación con su presente. 

3. El balón. Suelen ser órdenes de acciones referidas al balón, tanto ofensivas como defensivas. Eso significa que el entrenador está dejando de prestar atención a otras muchas facetas del juego igual de importantes, ya que solo se centra en el balón. 

Una de las tareas del entrenador será entender cuál es su idea de juego, su plan de partido, y observar si sus deportistas lo están poniendo en práctica en la pista. 

Otra tarea será entender cuándo y cómo transmitir aquello que quiere decir. Debe pensar si en forma de pregunta, de orden directa, indivual o colectivamente. 

Además debe pensar si lo que quiere hacer es alentar a sus jugadores, corregir, reforzar una conducta, orientar al deportista, hacerle reflexionar o prefiere dar la información directa y en forma de orden. Cualquier opción es válida, dependerá del contexto o de la persona, entre otras cosas.  

Por poner un ejemplo:
Situación: un chaval está obsesionado por meter un triple.
Posible comunicación del entrenador. Al termino de un periodo le comenta:
" Tienes una cara que dice:"quiero meter un triple". Aprovéchate de eso. Como  tu defensor ya está convencido de que vas a tirar, aprovecha para penetrar, penetrar y pasar, fintar y tirar tras bote, e incluso tirar ese tiro. Tu decides, lee lo que sucede en la pista, pero no te limites a una sola opción, que actualmente es la de tirar ese triple."

martes, 30 de enero de 2018

Jota Cuspinera. ¿Qué les falta a los otros?

No conozco personalmente a Jota Cuspinera en profundidad. Fue mi profesor en el curso de primer nivel en Madrid hace unos años. 

Enseñaba con pasión. 

Después volví a coincidir con él en el curso de entrenador superior en el año 2010 en San Sebastian. 

Seguía enseñando con pasión.  

Tenía interés por ver cómo era tratada, dentro del mundo de la élite baloncestística, una persona que busca la formación continua, no solo en el ámbito del conocimiento técnico sino también en el metodológico y del liderazgo. 

Ha sido muchos años entrenador ayudante en distintos equipos. Madrid, Baskonia o la Selección española masculina senior. 

Estoy convencido que su experiencia ha sido reflexiva, y que ha avivado esa pasión por lo que hace, ya fueran buenas o malas las circunstancias que le ha tocado vivir. 

Estuvo un tiempo en el ACB de Fuenlabrada como primer entrenador y el rendimiento del equipo fue muy bueno.

Ahora en Zaragoza, no ha llegado al parón de la Copa del Rey. 

Y yo me pregunto, ¿qué le falta para consolidarse en la élite a un entrenador tan formado en conocimiento, metodología y liderazgo? 

Y esta pregunta me la hago no solo por Jota, sino por otros entrenadores similares, no tan conocidos, que no entrenan, ni han entrenado en la ACB, pero  sí en otras ligas de alta competición. 

Mi conclusión final, después de tiempo de reflexión se vuelca en forma de interrogante: 

"la realidad es ¿qué les falta a los otros? A los jugadores, al director deportivo, a los directivos, a los agentes y a los presidentes de los clubes. ¿Qué les falta en conocimiento, gestión y liderazgo?"



lunes, 15 de enero de 2018

Lo interesante de la segunda fase

Ya hayas ganado todo o perdido todo (me voy a los extremos), la primera fase (octubre-enero) te ha podido servir de mucho, si has sabido utilizarla, más allá de ganar de mucho o perder de mucho. Han sido unos meses para poner ciertos pilares o cimientos en tu equipo, que ahora, en la segunda fase, con equipos más similares al tuyo y una competición más homogénea, vas a poder poner en práctica para un mejor aprendizaje en tus jugadoras.

La oposición que te impone el rival se encuentra cerca de tu umbral de exigencia por arriba o por abajo, lo que va a suponer un reto interesante para tus jugadoras, ya que lo van a ver "posible", y tendrán una mayor motivación por lograrlo. Quizás entres en un grupo donde los equipos son un poco mejor que tú, o donde tú eres un poco mejor que ellos. Contexto y entorno deportivo ideal. Aprovecha esta corriente para tus entrenamientos.

Es ahora un buen momento (aunque siempre lo es) para trabajar la autoexigencia con tus jugadoras. Oriéntalas a que sean ellas mismas las que se exijan, más allá de tenerte a ti detrás pidiendo concentración e intensidad. La competición tiene que ayudarte en este sentido en cada entreno.

Los equipos que han ganado, ahora pueden encontrarse con la derrota, y los que han perdido sistemáticamente, tienen la oportunidad de disfrutar de la sensación de victoria. Ambos, posibilidad de victoria y derrota son alicientes útiles en el proceso de aprendizaje de las jugadoras.