martes, 3 de abril de 2012

Dinámicas de los ejercicios. Cúando y cómo corregir a un jugador.

¿ Qué es preferible?, que lo intente y lo haga mal, pero esté trabajando y en actividad, o que lo intente, lo haga mal, le pares, le digas como se hace y vuelva a arrancar.¿Paro el ejercicio?¿Saco al jugador del ejercicio?

Existen muchas variables que hay que tener en cuenta a la hora de cómo trabajar las correcciones en un entrenamiento de baloncesto, en función de lo que estés trabajando, de la dinámica del equipo, de la edad del jugador, si hay entrenadores ayudantes, etc.,
¿No es mejor que cuando vuelva a la fila le hagas un comentario?, o que si estás trabajando contra cero pongas un obstáculo para que le obligue a realizar la acción. 

Ejemplo de entrada en zig-zag, ¿paras la rueda y a todos los jugadores? o por el contrario dices que sigan y te pones en medio y dices que la primera pierna se pone a un lado mío y la otra en el otro, etc.

En general, a mi me gusta no parar el ejercicio salvo que sea un aspecto en el que todo el mundo está fallando. Ejemplo: estamos realizando un ejercicio de superioridades, donde cuatro atacan contra tres defensores, el objetivo del ejercicio es la lectura del juego de los atacantes para encontrar al jugador mejor situado con el objeto de tener una ventaja clara para anotar canasta.  Si la defensa no se emplea a fondo en su única norma, que el balón esté siempre presionado, nuestro objetivo de ataque no lo podremos cumplir. Si mis jugadores no se emplean en defensa, yo prefiero parar el ejercicio y hacerles ver que no están colaborando para que sus compañeros puedan progresar.

Si estoy trabajando finalizaciones del 1c1, con diferentes tipos de entradas a canasta, prefiero corregir individualmente al jugador una vez que finaliza la acción, a parar el ejercicio y hacer una corrección goblal.

No hay una respuesta única de cuando se tiene que parar el entreno y corregir al grupo o cuando corregir individualmente, lo que si creo necesario es que el entrenador se tiene que parar a pensar qué es lo mejor para la mejora del jugador y actuar en consecuencia. Hay que pararse a reflexionar cuándo queremos hablar con el jugador para que mejore en los detalles. Evaluar las variables antes mencionadas y otras que seguro habrá.

Se trata de enseñar al jugador no de enseñar (mostrar) al jugador cuanto sabe el entrenador.