lunes, 23 de julio de 2018

Reflexiones del Campeonato de España de Atletismo Absoluto Aire Libre 2018

Uno no solo se alimenta de baloncesto. Otros deportes también llaman mi atención, como el atletismo. 

Este fin de semana pasado estuve como espectador en el Campeonato de España Absoluto celebrado en el Estadio Municipal Juan de La Cierva, en Getafe, Madrid, con un aforo de unos 2000 espectadores, más unas gradas portátiles que se añadieron, lo que en mis cálculos, y no soy muy bueno en esto, diría que tendría una capacidad de 3000 personas. 

Deportivamente es envidiable ver la sencillez de los atletas, que una vez terminadas las pruebas se mezclan entre parte del público con una naturalidad pasmosa, lo que les hace muy cercanos y permite a los que se inician en este deporte poder hacerse fotos con ellos o que les firmen autógrafos. El atletismo debería mimar mucho este aspecto, mantenerlo y fomentarlo. Es un factor diferenciador positivo. 

El Campeonato de España al aire libre suele ser en el mes de julio, y va cambiando de ciudad cada año. Es otro punto a favor, pues permite que distintas ciudades del pais puedan disfrutar en directo del evento sin tener que viajar. 

Julio suele ser un mes caluroso, de altas temperaturas, y las pruebas se desarrollan en jornadas de mañana y de tarde, con un horario aproximado que va de 10:00-13:30 y 17:00-23:00. Eso significa que durante muchas horas en determinadas partes del graderío está dando un sol de justicia. 

Quería poner en situación al lector para poder hacer una serie de comentarios respecto a la organización del evento, con el ánimo de sumar un granito de arena para mejorarlo, desde la visión de un espectador que asistió a las cuatro jornadas. Y de paso,  si algún responsable del campeonato lo lee y le parecen interesantes las propuestas, que las haga suyas. Esto no es copyright, sino la intención es la de que crezca el interés por el atletismo, tanto a nivel afición como practicantes en edades tempranas o intermedias.

Me gustaría empezar con una serie de afirmaciones que para mí son certezas que quizás comparta la mayoría de las personas, para establecer unos puntos de partida en común:

1. El atletismo, todavía, no es un deporte de masas en España. 

2. Los aficionados que van a ver el Campeonato de España son familiares, amigos o entrenadores, en su gran porcentaje. Diríamos que, como máximo, un 10% son aficionados sin ninguna de las vinculaciones anteriores. 

A partir de aquí, algunas reflexiones, desde la perspectiva del aficionado, relacionadas con los asientos en el estadio y el acceso a las carreras en internet. 

El estadio disponía de una grada con sombra que representaba el 40% del aforo total, donde el 30% estaba reservado a personal VIP. El 60% restante de las gradas eran sin protección solar. Daba el sol de pleno. 

Esta disposición no me pareció la más adecuada. 

Primero tienes que estar bien tú, para poder influir. Es decir, primero tienes que tratar bien a los tuyos. Después a los demás. El atletismo todavía no se puede permitir tener una zona VIP como la de este campeonato que ocupe un 30% de la mejor grada del estadio con un bar exclusivo. Creo que este camino no ayuda a que crezca el interés por el atletismo, ni es un buen ejemplo. 

Si la mayoría de los presentes en el estadio eran amigos o familiares de los atletas, debes reducir la zona VIP, para ceder espacio para ellos, que son los que se gastan el dinero (25 euros las cuatro sesiones en un bono, o 12 euros la sesión vespertina).  

Por supuesto que debe haber un espacio reservado para las autoridades. Pero no en las formas en las que se hizo durante este fin de semana pasado (demasiado espacio, bar exclusivo, zona privilegiada para ver las carreras). 

Es cierto que solo un Campeonato de España atrae tanto público y que durante el resto del año las instalaciones deportivas no se llenan, pero sería bueno que, poco a poco, los mejores estadios de España fueran modificándose para poner asientos numerados, de manera que no se compre una entrada general sino una específica. Como en otros deportes. 

Otra posible mejora sería la de incorporar zonas de sombra artificiales (conociendo de la dificultad de que soporten los vientos), o proporcionar agua de manera gratuita, gorras o abanicos para el aficionado. Hay que captar al aficionado, no invitarle a que no vuelva. Es verano, hace sol y mucho calor. 

Estas son algunas propuestas tras "sufrir" en algunos momentos el campeonato desde una posición de espectador. No fue, en ocasiones, agradable para el aficionado. 

Cuando invitas a alguien a comer a casa, le agasajas y le ofreces un buen sitio para comer y buena comida. Y la federación "invitó" a su casa a todas las familias y amigos de sus atletas. 

Un estadio vacío sin aficionados, es un fracaso de campeonato. Con independencia de que los atletas corran, salten o lancen muy rápido o muy lejos o muy alto. 

Una circunstancia que me llamó notablemente la atención fue la posición de los entrenadores entre el público. No tenían un espacio reservado para apoyar o aconsejar a sus deportistas, en determinadas pruebas. Esta claro que la idiosincracia del deporte no permite que el atleta y su entrenador estén en contacto directo, como lo está en otros deportes, como el baloncesto o balonmano. 
Los entrenadores si que podían estar en las zonas de calentamiento adyacentes a la pista. 
Pero creo que se debería habilitar una zona técnica en el estadio para la presencia puntual de los entrenadores de las disciplinas, al igual que se les permite el acceso a la zona de calentamiento. Están trabajando y particularmente en algunas pruebas (saltos y lanzamientos, fundamentalmente) pueden establecer comunicación con sus técnicos. 

Otro aspecto más. Al día siguiente al campeonato intenté ver la repetición de algunas carreras o saltos o lanzamientos en internet. No fue fácil volver a verlo. A los aficionados nos gusta ver las repeticiones, para disfrutar de manera más pausada lo que vivimos presencialemente y poder percibir detalles, que en directo y con la emoción y tensión no podemos captar. 

Estoy convencido de que habrá trabas de licencias y derechos de imagen, pero  la federación debería buscar el medio para que los aficionados puedan ver en internet las pruebas después de que terminen. También genera afición. 

El sistema informático de poder ver el horario de las pruebas y resultados de manera online ha sido muy bueno. Estaban actualizados a momento, e incluso a veces, se cargaban antes que en la gran pantalla del estadio, que atendía no solo a los resultados, sino también a entrega de medallas.

La idea principal que transmito es que el atletismo tiene que preguntarse quién le ayuda a crecer. Por supuesto que tendrán muchos frentes abiertos: patrocinadores, crecimiento técnico de los entrenadores, ayudas a deportistas, medios de comunicación, recursos financieros, mejora de las instalaciones, etc., pero los responsables deben pensar en cuál es la esencia y la clave. 

Para mi, la piedra angular son los deportistas y sus familias. Pero no los de la élite (que también, pero son pocos). Sino los de la base. 

En el campeonato de España hubo muchísmos atletas que entrenan duramente (lo saben los responsables federativos porque, por fortuna, muchos han sido atletas y tienen la experiencia grabada en sus venas) y que no son conocidos. Esa es la base, además de toda la cantera que viene por detrás. 

Y todos esos atletas, además de los buenos, tienen a sus familias detrás. Los buenos también (y también a sus patrocinadores y agentes). 

Es el colectivo de las familias las que hoy en día tiene que tratar bien la federación para que el crecimiento sea sólido. Crecer desde dentro. Esa es la clave. Si la gran mayoría de los espectadores de este último campeonato de España son familiares y amigos, debes cuidarles porque vienen a tu casa como invitados (aunque pagando) y debes darles lo mejor. Al fin y al cabo, son ellos los que te hacer estar donde estás. 

Desde esta plataforma siempre hemos dicho lo mismo, liderar es servir, y cuanto más arriba están en la cadena jerárquica, más ejemplar tienes que ser. 


No hay comentarios: