martes, 1 de septiembre de 2009

Fundamentos individuales. Ejercicios de bote.

Antonio Carrillo es un entrenador de baloncesto catalán que durante tres días del mes de julio, en La Escuela de Verano para Entrenadores de Minibasket organizado por Clinic Ourense y el Servicio de Deportes de la Deputación de Ourense, nos estuvo transmitiendo su manera de entender el baloncesto en Minibasket.

En los cursos de entrenador nos hablan de metodología, pero suele ser de manera teórica. Antonio, me mostró con ejemplos prácticos como entrenar utilizando el método del “descubrimiento guiado”, es decir, hacer pensar a los jugadores. Él, utilizaba un ejercicio base, y a partir de ahí ponía normas que obligaban a los jugadores a trabajar distintos aspectos técnicos, pero de vez en cuando, paraba el ejercicio, reunía a los jugadores y les preguntaba sobre el ejercicio, las dificultades que se encontraba o como resolverlas. Es difícil en pocas palabras plasmar su forma de trabajar, pero os pongo un ejemplo.

En el ejercicio que se expone a continuación hay una parte donde el jugador tiene que mantenerse durante unos segundos botando el balón en el sitio con la oposición del defensor. En un momento dado paró a sus jugadores (niños y niñas de 11 años) y les preguntó:
“¿Cómo estás botando para que no te quiten el balón?”, y a partir de ahí, era el niño quien decía, “pues pongo el cuerpo entre en balón y mi jugador”, otro decía, “ pues yo boto bajito para que no me lo quite”, etc., es decir, hacía una puesta en común de no más de un minuto para que ellos fueran descubriendo como es el bote de protección.

Otro detalle era que siempre trabaja los fundamentos con oposición, es decir, con un defensor, ya que de esa manera el jugador tenía que espabilar porque hay un defensor que le impide hacer lo que el quiere. Cuanto más se esfuercen en la defensa, mayor progreso tendrán los atacantes, con lo que consigo que se esfuercen en defensa y trabajar el compañerismo y la generosidad, pues si yo me esfuerzo en defender, mi compañero progresará en ataque, y viceversa.

A continuación os expongo un ejercicio utilizado por Antonio Carrillo para trabajar el bote. El ejercicio no es importante en sí mismo, lo fundamental es la manera de trabajar ese ejercicio.






Tres parejas en línea de fondo , el defensor con el balón en la mano, el atacante tiene que tratar de:
Dejar el balón en la línea de fondo, luego dentro de la zona o dentro de 6,25, o cualquier lugar que se nos ocurra de la cancha (líneas laterales, conos, etc.), meter canasta con entrada, meter canasta con tiro desde dentro de la zona, luego fuera de la zona, luego de tres puntos, etc., es decir, vamos variando las finalizaciones.

Defensor: trabajo de piernas, correr a ponerse por delante del atacante tratando de contener.
Estamos trabajando bote de avance y conocimientos de las distintas partes del campo.

Recordar el preguntar a los jugadores sobre las distintas maneras de zafarse del defensor (saldrá al aire los cambios de dirección, de mano o de ritmo, el bote de avance, etc.).

Variante 1: Tienen que estar 5’’ dentro de la línea de 6,25 ó en su lugar de salida (ellos calculan los segundos), y después, de nuevo a tratar de meter canasta, de esta manera trabajamos bote de protección y posteriormente, bote de velocidad.

No olvidaros de preguntarle a los jugadores, ¿cómo avanzo más rápido?, ya veréis como ellos sacan las soluciones de que tienen que adelantar el balón en la salida, intercambiar la mano de bote, varios pasos para un solo bote, etc.

Variante 2: Ahora tienen 8’’ para cruzar el campo y meter canasta, tras los 5’’ de 6,25. El ejercicio tiene que terminar en robo o canasta, aunque sea posterior a los 8’’.

Variante 3: Podemos bajar a 6’’. Con esta norma, sin que ellos lo sepan, aprenden a botar rápido y salir disparados a la canasta contraria.

Variante 4: Ponemos silla en el medio, y primero eligen el sitio por donde pasar.
Posteriormente yo me pongo entre la silla y la línea lateral, de manera que tienen que pasar al campo de ataque por el otro lado, trabajamos bote sin mirar el balón, pues tienen que estar atentos a donde yo estoy. Pueden salir tras 5’’ aguantando dentro de la zona.

Poner un segundo cono para que de los tres huecos, el entrenador y el segundo ocupen dos y el jugador elija el que queda libre para pasar.





Resumiendo, la filosofía de Antonio Carrillo es ayudar a los jugadores a que sean ellos mismos los que descubran los recursos de la técnica individual, pues de ese modo, serán mejores en la táctica individual, ya que aprenderán de manera innata y por ellos mismos cuando y como hay que utilizar un determinado aspecto técnico, ¿Cómo lo hace?, pues poniendo ejercicios donde varía las normas, para trabajar distintos aspectos técnicos, y preguntándo, de vez en cuando, a los jugadores, haciendo una breve puesta en común, para que sean ellos mismos los que saquen las conclusiones.