miércoles, 22 de junio de 2011

Informe final de la temporada.

Todos los meses julio y agosto me siento a planificar la temporada. Llegado junio considero muy importante sacar conclusiones que serán de utilidad para la planificación de la siguiente temporada.

La planificación de esta temporada ha sido un documento muy vivo, que ha ido evolucionando con la progresión del equipo. No significa que el trabajo planificado se modifique en función de las respuestas del equipo, pero si es cierto que al desarrollar la planificación antes de comenzar la temporada, existen datos desconocidos que van surgiendo a lo largo de los meses y te condicionan a modificar lo planificado.

Un ejemplo que me ha sucedido esta temporada está relacionado con la manera de jugar colectivamente en ataque. En los meses de julio y agosto del año pasado consideré que en febrero empezaríamos a introducir la ocupación del poste bajo como progresión al juego de ataque con cinco jugadores abiertos. A medida que se acercaba la fecha, observé que los conceptos trabajados no estaban suficientemente asentados de manera que consideré que no podíamos progresar al siguiente paso (ocupación del poste bajo). Tuve que modificar lo planeado.

Lo que quiero decir es que es muy importante sacar conclusiones de la temporada, tanto en los objetivos técnico – tácticos como en nuestra manera de entrenar, cómo ha ido nuestra relación con los jugadores, el entrenamiento invisible. También es una buena idea el plantearse cómo hemos entrenado, cómo queríamos haberlo hecho, cómo ha sido nuestra comunicación con los chicos, cual es la idea de nuestro baloncesto, si hemos conseguido alcanzarlo, etc.

Otro aspecto importante es plantearnos qué impacto hemos tenido en nuestros jugadores, si les hemos transmitido nuestra pasión por el baloncesto, si les hemos transmitido la idea de que el baloncesto es un ejemplo en pequeñito de lo que es la vida real y les hemos enseñado a caminar con nobleza, respeto y educación en la cancha y por lo tanto por la vida; como dice Jota Cuspinera en una entrevista “El baloncesto te hace vivir, de una forma reducida, todo lo que es la vida

En mi caso particular, he sacado conclusiones muy interesantes. He hecho el ejercicio de abstracción de verme desde fuera entrenando, con ojo crítico, y comprobar en qué facetas no lo estaba haciendo bien, cómo podría mejorar, qué cosas he hecho bien pero se pueden perfeccionar, etc.

Creo que tengo que ser más estricto, es decir, si digo que en los entrenos cuando digo “venimos” los jugadores tienen que venir corriendo, pues…..los jugadores tienen que venir corriendo desde el primer al último día de entrenamiento, y si no lo hacen, hay que obligarles a hacerlo, y si no soy capaz de exigirlo y lo voy a dejar pasar, entonces, o no lo incluyo como norma o estoy perdiendo autoridad en los chicos….y ellos lo saben.

Creo que la comunicación es mejorable, hay que perder un tiempo en explicar lo que quiero en el entreno, y siempre recordarles la dinámica del ejercicio, el objetivo y los detalles en los que tenemos que fijarnos.

Creo que tengo que transmitir más mi pasión por este deporte, creo que merece la pena perder algún minuto antes de empezar a entrenar para hablar de confianza, creatividad, esfuerzo, generosidad, intensidad, compromiso, etc., es decir, “de entrenamiento invisible”.

Creo que merece la pena “perder” cinco minutos después de entrenar y quedarte a hablar con un chaval de “cómo le va la vida….”

Y ahora, tras acabar la temporada, es cuando te das cuenta, de si has hecho o no has hecho todas esas cosas que te planteabas hace unos diez meses, y entonces, te sientas a escribir la nueva planificación con las lecciones aprendidas de la temporada anterior, y con todas las aportaciones que a lo largo de la temporada has tenido de otros entrenadores, padres, árbitros, tus chicos, etc.

Al final, busco trabajar dentro de un círculo de calidad que me hará ser mejor entrenador, lo que desembocará en formar a mejores personas y jugadores de baloncesto, que es mi objetivo principal.

Escribir lo que pienso, hacer lo que escribo, evaluar lo que hago…. para escribir lo que he evaluado y compararlo con lo que escribí inicialmente., y si es necesario, corregir y volver a empezar a hacer lo que he escrito.