lunes, 14 de marzo de 2016

¿Qué hacer cuando una jugadora no cree en ella y se manifiesta en su juego?

Resulta que una jugadora tuya no está pasando por su mejor momento. Es adolescente y piensa que todo le sale mal. En la pista, muy probablemente, no le salgan bien las cosas. Se sienta perdida y en su tiempo en pista acumule un -38 de valoración en dos minutos. 

¿Qué haces como entrenador?  Lo primero es saber que la jugadora tiene una fuerte desconfianza en si misma, ese será probablemente el diagnóstico. A partir de ahí, recomiendo los siguientes pasos:

Primer paso: Detectar un talento de la jugadora. En ataque o en defensa. Tiene un talento seguro. 

Segundo: La casa se empieza a construir por los cimientos. Si tiene un talento, centrémonos en el juego en ese talento. No le exijas más ni otra cosa. 

Tercero: Roles. 

Esa es tu jugadora:



Estos son algunos de los roles que desempeña a lo largo de su día a día:

  • Hija
  • Hermana
  • Amiga
  • Estudiante
  • Jugadora
  • etc. 

Cada actividad o estado anímico de cada rol influye en la persona. Ella es la que conecta con  todos los roles.


De este modo, “Pepita” estudiante influye en “Pepita jugadora” y esa influencia se canaliza siempre a través de Pepita. 

En algunos roles, su nivel de confianza será mayor que en el de jugadora. 

Cuarto: Conexiones.

Mostrarle a la jugadora que sus roles están íntimamente conexionados, de manera, que se apoye en su rol de “estudiante” o “amiga” donde tiene más confianza, para transmitírselo a rol “jugadora”. El mensaje es: "hay muchas cosas que haces bien a lo largo del día". 

Cinco: Convergencia.

Y lo anterior converge. De este modo, en la pista que empiece a hacer una sola cosa (su talento), solo eso, y que se refuerce con la confianza que tiene a partir de otros roles. 

Dejala en pista, 2-3 minutos, haciendo sólo esa tarea. Sácala de la pista. Que descanse, hazla pensar en cómo se ha encontrado. Refuerzos positivos. Vuelve a sacarla a pista, pero ahora, 3-4 minutos. De este modo, ella volverá a coger confianza en ella misma en el rol de jugadora. 



Conclusión: Se trata de ayudar a simplificar a la jugadora su situación, centrándola en aquellos aspectos que son sólidos para ella, y a partir de ahí, empezar a construir, ladrillo a ladrillo. Sin prisas, sobre todo, sin prisas. Y a partir de ahí….. conseguir una persona más que aporte al equipo, dentro y fuera de la pista. Trabajar en la confianza de la jugadora, que ella crea en ella misma. 

Fíjate que todo empieza en el entrenador, que es responsable de detectar un talento en la jugadora. Y todas tienen alguno.