miércoles, 25 de mayo de 2016

Pinceladas de cómo organizar un trabajo de cantera

¿Cómo conseguir que tus 12 jugadores sean lo mejor que puedan ser cada uno de ellos?

¿Cómo puedes hacer que cada jugador sea mejor de lo que él cree que puede ser?

¿Estoy hablando de fundamentos? ¿De físico?¿De capacidades cognitivas?¿Emocionales quizás?

Cualquiera que sea el área, el proceso pasa inevitablemente por el cuerpo técnico (que en muchos de los que andamos metidos en esto se reduce a ti, al entrenador). 

¿Y qué necesita el entrenador para conseguir dar respuesta a las preguntas anteriores?

En la parte técnica: El entrenador necesita conocimiento y metodología.

En la parte "invisible": El entrenador necesita dotar de auto confianza al jugador.

Y resulta que esto no es tenis, sino que tienes a doce individuos. Con lo cual gestionar grupos de personas también adquiere una importancia sobresaliente. 

Estoy hablando de cómo organizar el proceso de aprendizaje de jugadores-equipos en una cantera. 

Antes, preguntarle a tu club cuál es su misión, cuál es su filosofía. Y luego se coherente con ella en tus actitudes.A mi me gusta mucho una, "formar personas a través del baloncesto y ser competitivo a través de la formación del entrenador". 

Empecemos. Conocimiento y metodología para el entrenador serían el qué y el cómo. Qué enseñar y cómo enseñarlo. Pensemos en el área técnica.  Queremos desarrollar tres aspectos: crecimiento en sus fundamentos, en su capacidad física y en su capacidad cognitiva (leer el juego para tomar decisiones adecuadas). Y hemos de tener en cuenta que en función de la edad unos aspectos tendrán más peso que otros. 

Todo jugador tiene, por lo menos, un talento  (no tiene porque ser el mismo, ni en el mismo nivel de desarrollo). Todos tienen que tener espacio para desarrollarlo.  Si "los buenos" juegan más se harán mejores y "los peores" empeorarán más, ya que tienen menos espacio. Así que minutos para todos. La idea es:" construir la responsabilidad de optar a ganar un partido es cuestión de los doce. Ganarlo, quizás sea cuestión de 7-8 (cuantos más mejor)". Mirar las estadísticas de los equipos de cantera en Campeonato de España, o de las selecciones nacionales, os llevaréis una profunda decepción con el reparto de minutos. Ayyy, esa ansia de resultadosssss. Cuando aprenderán a que el resultado es una consecuencia de cosas más importantes. 

Aquí el enlace a las estadísticas de un partido cualquiera del último europeo de la U18 femenina de España. Como muestra un botón, podéis bucear en alguno más. Si no llevo razón, hacérmelo saber, please. Estadísticas

Malcom Gladwell en su libro Fueras de serie, contaba que la mayoría de los jugadores profesionales de Hockey en Canadá eran nacidos en el primer semestre del año. Resulta que la selección  se hacía a los 10 años de edad. Y en ese momento, la diferencia física entre uno de enero y uno de diciembre es enorme. A partir de ahí, les proporcionaban más horas y mejores entrenadores, con lo que la diferencia con los demás jugadores de su generación se acrecentaba cada vez más. No todos tenían el mismo espacio. No hagas lo mismo con los tuyos. 

Pero el entrenador también tiene que saber dotar de confianza a la persona con la que trabaja. Uhmmm....¿y cómo se consigue esto? En primer lugar creyendo en las personas de verdad. Nada de "postureo". Cree firmemente que cada persona que forma el equipo tiene un talento. 

Después, hay que proporcionarles autonomía, dotar de sentido a su actividad física, limitar las órdenes, dar libertad en la toma de decisiones, orientar, comunicarse adecuadamente (en contenidos, tiempo, momentos, espacios, etc.), fomentar la experiencia reflexiva, etc. (creo que esto podría ser metodología). 

Y después, hay que trenzar los rendimientos individuales entre ellos para construir un juego armónico y fluido, donde la mejora del individuo se ponga al servicio del colectivo, para que este mejore, y repercuta beneficiosamente de nuevo en el individuo. Se me ocurren sistemas de juego universales que dejen espacio al desarrollo del jugador. Entornos que no limiten la creatividad. 

Y vuelvo al conocimiento. Lo que no se, no lo se. Eso seguro. Si no me pregunto qué se y qué no se, probablemente no tenga intención de aprender, ni sepa lo que se (caray que me estoy liando con tanto se y no se). Así que seamos humildes y a aprender toca. Se proactivo en tu formación. 

Y me paro de nuevo en la metodología, donde ya apunté algo antes. ¿Cómo enseñar?¿Quién tengo enfrente? ¿En qué condiciones?¿En qué entorno? ¿Cómo dirigir? ¿Qué preguntar?, etc. Y generar espacios y entornos de aprendizaje adecuados a cada edad. 

En resumen, para los entrenadores trabajar sobre el conocimiento, la metodología, la gestión de la persona y la gestión del grupo. 

En los jugadores, trabajar sobre los fundamentos, el físicas, las capacidades cognitivas y otras que no se muy bien cómo llamarlas, donde entraría valentía, determinación, auto confianza, creatividad, etc. 

Y espacios para todos. Se valiente con tus chicos. Cree en ellos y hazles creer en ellos mismos.