martes, 13 de diciembre de 2016

Olvidate del resultado parcial del partido. Centrarse en la ejecución de tus jugadoras

Un partido de baloncesto tiene un tanteo. Y el objetivo es anotar más puntos que el rival. Es obvio. Y normalmente, relacionamos ambas ideas, ganar y el resultado intermedio, el objetivo final y objetivos parciales, de manera, que a lo largo de un partido, con habitualidad, miramos el tanteo a ver cómo va el resultado. Y yo me pregunto ¿para qué miramos el tanteo?  

La respuesta parece evidente, para saber como vamos, si ganando o perdiendo. 

¿Y saber el resultado parcial afecta a mis decisiones como entrenador?  Quizás si, quizás no. 

¿Si vamos arriba mantengo lo que hago y si vamos abajo cambio lo que hay? ¿Es por eso?

Cada maestrillo tiene su librillo, pero yo os recomendaría que en uno de los muchos partidos que dirigís, os olvidéis completamente del marcador. 

¿Y en qué me centro? ¿En que pongo mi atención como entrenador? 

Aquí van algunas ideas sobre qué hacer durante un partido y olvidarnos del marcador:

1. Antes de empezar el partido, dar aspectos concretos en ataque y en defensa para que se centren en ellos. Hacer un seguimiento de esos aspectos a medida que avanza el partido. 

2. Centrarse en las sensaciones de las jugadoras. ¿Están cómodas en la pista?¿Se diluyen en defensa o tienen demasiado protagonismo en ataque?¿rehúsa la bola?

3. Plantear individualmente a alguna jugadora o alguna tarea concreta colectiva sobre lo entrenado. Animarlas a que lo intenten y celebrar el intento más allá del éxito o no de la acción. Preguntar y feedback posterior.

4. ¿Cómo está encestando el rival? Contestar a esta pregunta te puede ayudar a orientar tus esfuerzos defensivos, y si se combinan con tus objetivos concretos, mejor que mejor. 

5. Muchas veces pensamos que somos nosotros los que tenemos que plantear las soluciones o percibirlo todo, pero nos olvidamos que tenemos cinco jugadoras en la pista "sintiendo el partido" y otras siete en el banquillo. Preguntarle a las jugadoras para que ayuden a minimizar las virtudes del rival. Les fomentarás centrarse en aspectos concretos. 

6. Cuidar nuestros detalles. Has planteado una serie de aspectos concretos a trabajar. A lo largo del partido, puedes centrar tu atención en si están ejecutando los detalles concretos a la acción. Y hablar con ellas sobre este tema.  Por ejemplo, si has trabajado una serie de pasos para determinar lo que es un buen tiro, puedes preguntarles por la auto corrección en el tiro.

7. Estate atento a cómo entran al banquillo, trabaja su frustración, habla con algunas jugadoras para que presten apoyo a la que entra al banquillo, que escuchen sus comentarios (orientarlos a que sean constructivos).

8. Presta atención a cómo se dirigen las jugadoras de banquillo a las de pista, si recriminan o animan. Orienta la conducta.

Seguro que se os ocurren más aspectos en los que poder centrarse. Mi idea es escribir este artículo para hacer pensar a alguno en la gestión del partido.

La idea es centrarse en el proceso olvidándose del resultado. Mejorará nuestra capacidad de atención en el partido y evitar distraernos con el tanteo parcial. Tenemos que recordar para qué y por qué somos entrenadores  de cantera: para mejorar a nuestras jugadoras. 

Evitar que el resultado parcial nos lleve a actuar de una manera y tomar determinadas decisiones, Sino, centrarse en el camino,  actuar y tomar decisiones que mejoren a mis jugadoras para influir en el resultado final.