domingo, 14 de febrero de 2016

¿Y qué hago con un esguince de tobillo?

En más de una ocasión una jugadora nuestra se ha lesionado con un esguince de tobillo y nos hemos preguntado cómo actuar. Pues aquí va un "guía burros", o en un término más moderno, "check list". 

Hay varios grados de lesión. En esta vamos a hablar de un esguince leve, con hinchazón, etc., pero no una rotura de los ligamentos. 

Así que vamos a nuestra lista. 

Primer día del esguince. 

1.  Pregunta, se ha hecho el esguince....¿le quito la zapatilla? Si. La respuesta es si. 

A partir de ahí, lo de siempre. Hielo, con la idea de mitigar el dolor y proporcionar un primer efecto antiinflamatorio. 

2. ¿Apoyar? Inicialmente, no. Nada más haber sido la lesión, no apoyamos. 

3. Llegamos a casa del partido. ¿Qué hacemos? Después de la ducha tras el partido, aplicamos una crema antiinflamatoria. Hay muchas. Yo he utilizado recientemente TRAUMEEL. Es homeopática. Muy buena. En las primeras 24 horas, cada 8 horas, y antes de aplicar la crema, 10 minutos de hielo. Se extiende la crema y se recubre toda la zona con un plástico transparente de cocina, para que el efecto de la crema sea mayor.  Es bueno que duerma con el plástico puesto. 

Al día siguiente, ya no hace falta poner hielo antes de dar la crema. 

4. ¿Mover el pie? Si. Lo ideal es empezar a moverlo. A hacer el juego del movimiento del tobillo, pero hasta que empiece a doler. Pero es beneficioso empezar el movimiento.  Y en cuanto se pueda apoyar, a apoyar. Quizás, las primeras 24/48 horas habrá que ir con muletas. En función de cómo se tolere el dolor, con dos muletas o una. 

Es importante que si empieza a andar, que lo haga bien, sin cargar la otra pierna, no vaya a ser que por adelantar el proceso, sobrecargamos la otra por forzar. 

5. Alimentación. Importantísima. Es necesario darle nutrientes adecuados al sistema inmune para que trabaje, pues las primeras 24/48 horas va a "currar" bastante. 

- Mucha agua. 
- Proteína: pavo, pollo, pescado, huevo duro. 
- Una cucharadita de miel (cuanto más oscura mejor).
- Aguacate triturado con aceite de oliva. 


Días posteriores. 

1. Probablemente, al día siguiente el tobillo esté más hinchado. Es normal. Eso es que el sistema inmune está trabajando. 

2. Aplicar la pomada dos veces al día. Ya no hace falta hielo. 

3. Mover el pie hasta que empiece a doler. En función del umbral de la persona, avanzará más o menos. 

4. Poco a poco la propia lesionada irá abandonando las muletas. 

5. En cuanto abandone muletas, empezar a hacer ejercicios de apoyo. Apoyar el pie lesionado, quedándose a la pata coja. Evolucionar a hacer lo mismo, pero con los ojos cerrados. 

Ponerse a la pata coja sobre el pie lesionado, y con alguien dando ligeros golpes para desestabilizar. Igual, pero con los ojos cerrados (la lesionada, no la que da los golpes....jeje...). 

A medida que la jugadora coja confianza, se puede evolucionar el ejercicio a estar a la pata coja y que haga saltos de 90 grados en 90 grados. Y posteriormente, con los ojos cerrados. 

6. Cuando desaparezca la hinchazón, ya no hace falta aplicar la crema. 

7. Si la jugadora va a empezar a entrenar, es recomendable, los primeros entrenamientos, vendar el tobillo. No es cierto eso de que hagamos el tobillo más débil. Es un vendaje sólo para los primeros entrenos. El resto del día el tobillo está libre, y las fibras están trabajando, ya que estamos haciendo ejercicio.