martes, 21 de julio de 2015

Liderar, coaching, etc.

Interesantes artículos sobre liderazgo los expuestos por Jordi Juste, @jordijuste3, Luis Prado, @cholinho y Juany G. Navarro, @JGNpsico. Ahí va una aportación más.

A mi personalmente me produce cierto rechazo el hecho de hablar de liderazgo como objetivo. Convertirte en un lider. Creo que ese es el primer paso para no llegar a serlo. De nuevo, empezamos por el error de centrarnos en el resultado y no en el camino. Quiero decir que no debería ser el objetivo del entrenador convertirse en un líder.

Si eres entrenador tienes que saber que trabajas con personas. Cada vez estoy más convencido de que no existen las profesiones. No existen ni los bomberos, ni directivos, ni médicos, ni jugadoras de baloncesto. Existen personas que ejercer durante un tiempo de su día como bomberos, como directivos, como médicos o como jugadoras de baloncesto. Existe la persona. Y tenemos que recordar que trabajamos con personas y con cada una de las mochilas que llevamos a cuestas las personas. Recomiendo la lectura del libro: "Fútbol el jugador es lo importante", de Francisco José Cervera Villena y Rosa Coba (@RosaCoba):


Todo entrenador de baloncesto, o de cualquier otra disciplina, trabaja con personas. Y ese es el primer punto donde pararse a pensar. Este sería mi primer apartado de la planificación, más allá de sistemas, formas de juego, etc. Saber qué personas tienes en tu equipo. Cuentan que cuando los Spurs ficharon a Duncan, su entrenador, Greg Popovich pasó tres días junto al jugador durante sus vacaciones, con el objetivo de conocerle mejor.

Otro aspecto importante es saber que no puedes pretender ser quien no eres. Dicho en positivo, se tu mismo. Al final, sales tú por todos los lados. Pero para saber quien eres, es importante pararte a pensar en quien eres, y sobre todo, lo que quieres y con quien lo quieres. Aspectos nada fáciles de contestar. Pero si no eres un entrenador que le gusten los gritos, si en la cancha gritas y no paras de gritar, al final, se volverá en tu contra, porque no eres así.

Otro aspecto a tener en cuenta en un entrenador es el conocimiento. El conocimiento no solo de baloncesto, sino de cómo enseñar a que aprendan baloncesto. El contenido y la metodología. Ambas áreas de conocimiento son importantes a la hora de ponerte frente a un grupo de personas.

También es importante tener ciertos conocimientos de las características principales de la edad de las personas que tienes enfrente. No es lo mismo un benjamín que un cadete o un senior. Las características y los intereses son diferentes. Capacidad de atención, egoismo, capacidad de socialización, etc., y serán importantes a la hora de cómo enseñes.

Otro punto destacable son los intereses. Cada vez estoy más convencido de que las temporadas de las que todos salimos satisfechos, contentos y realizados, más allá de títulos o medallas, son aquellas donde han conseguido alinearse los intereses de todas las partes implicadas en el equipo. Y el entrenador está en en centro de todo.  En un equipo profesional hay mayor cantidad de personas, organismos o empresas alrededor, cada uno con sus intereses, con lo cual, a mayor cantidad de entes, mayor número de intereses y mayor dificultad en alinearlos a todos. Y si está el dinero por el medio, más complejo será. Pero también, yendo al extremo opuesto, en un equipo benjamín existen diferentes tipos de intereses, los de los padres, del entrenador, del club, etc., y será misión del entrenador tratar de alinearlos.

Si hablaramos de escuchar más que hablar, o de que mis palabras fortalezcan la autoestima de otros, de ser agradecido, de no magnificar mis aportaciones, de vivir mis errores, pedir perdón y perdonar. De reconocer la valía de los demás....podríamos estar hablando de la humildad.  Una cualidad digna de un entrenador, bueno mejor dicho, de una persona que trabaja como entrenador.

Cada vez se piensa que en entornos agradables de trabajo se fomenta más la creatividad, la capacidad de mejorar a través de convivir con el error, donde los jugadores saben que no van a ser juzgados por el error cometido sino apoyados por su coraje a atreverse. Se trabaja sobre el intento, sobre el proceso y no sobre el resultado. Este es otro aspecto importante para los entrenadores.

Creo que es más importante centrarse en aquellas habilidades, capacidades y herramientas que me permitan mejorar a las personas que forman mi equipo, y a que el colectivo progrese en base a las aportaciones individuales, que en querer ser un líder. Porque lo primero es centrarse en las necesidades de los demás, trabajar por sus sueños y metas, mientras que lo segundo es centrarse en uno mismo exclusivamente. Cómo comunicar, cómo gestionar los conflictos, cómo gestionar los egos, cómo establecer roles adecuadamente (si es que es necesario), etc., trabajar todo tipo de habilidades que te ayudarán a mejorar a las personas y redundarán en el colectivo.

Y también sería interesante saber por qué entrenas. ¿Qué mayor ambición te lleva a estar en una cancha de baloncesto? ¿O sólo es por tu interés personal? Creo que si sólo trabajas por conseguir retos personales, no terminarás de darle un sentido pleno a tu actividad. Deberíamos tener un motivo más grande que el nuestro propio. Se me ocurren, mejorar la sociedad a través del deporte, dar protagonismo a tu ciudad, etc. Tener un motivo, si es altruista mejor, es un pilar en el que te puedes apoyar cuando no tengas tantas fuerzas.

No me preocupa ser un líder o no. Me preocupa formarme adecuadamente para ser digno de las personas que tengo enfrente en cada entrenamiento y estar a la altura de ellas. 
 
Os dejo los enlaces de los otros artículos:

https://jordijuste.wordpress.com/2015/07/20/disciplina-laissez-faire-liderazgo-donde-estamos/

https://jovenesairados.wordpress.com/2015/07/20/que-es-liderar/ 

http://www.juganas.com/2015/07/ying-yang-o-la-disciplina-mano.html