sábado, 9 de abril de 2016

Lo natural que no debe ser eliminado

Hay cosas que son muy naturales. Que una niña de 9 años quiera el balón siempre es algo natural que no deberíamos eliminar. 

Si yo pongo un carro lleno de balones y vienen 12 niñas hacia él, muy probablemente, en menos de 10 segundos, todos los balones estén fuera del carro y ellas jugando con ellos. 

Así que primera idea clara. Quieren el balón. O como me decía un día una benjamín, "necesito un balón". 

Y esto me ha dado que pensar, pero no en cosas de ataque, sino en defensa. Hablamos de los primeros momentos en los que una jugadora se inicia en el baloncesto. Pienso en defensa, y pienso en "querer el balón". 

Normalmente les inculcamos la idea de la responsabilidad individual. No me canso de oír en los campos esta frase de "¡¡cada una con la suya!!"", u otra frase mítica de "pistolas, pistolas" (que significa un ojo al balón y otro a quien defiendes). 

Pero me pongo a pensar en niñas de 7-8 años y me digo, "¿y si no le inculcáramos eso? ¿y si dejáramos que su obsesión natural por el balón se manifestara en la defensa?". 

Me refiero a una sola tarea defensiva, "si lo que queréis es el balón, quitárselo al rival". Y ya está. 

Y empezar a desarrollar nuestra filosofía defensiva a través de un hecho natural de la jugadora. Y construir desde ahí. 

Evidentemente, al principio, se generarán situaciones de 3c1 o 4c1 o incluso 5c1. Y si el rival sale de esa, probablemente haya jugadoras que se queden solas debajo del aro. Bueno, ¿y qué? Lo siguiente es ver cómo se organizan ellas cuando tú les des la idea de
"¿queréis que os metan canasta? ¿cómo lo podéis impedir?" - y puede haber otras preguntas más inteligentes que estas, seguro....

Yo creo que a partir de ahí, ellas, se empezarían a organizarse (ellas se organizarían a través de una pregunta tuya), pero siempre con la misma idea en la cabeza, "quitarle el balón al rival". Y probablemente, no haya que enseñarlas nada de "si pasa el balón cerca, tócalo", pues sería algo natural, " o no haría falta entrenar o pensar en que es necesario trabajar las ayudas (de las palabras que menos me gustan en el baloncesto).

Y quizás apenas tengamos que hablar del rebote, en ambos aros, o del balance defensivo, etc., porque en todas estas situaciones está implícito el hecho natural de la jugadora de querer el balón. 

Y entonces venimos los entrenadores con nuestras historias de "pistolas" o "cada una a la suya" o "para cerrar el rebote primero hay que...." o "el balance defensivo se organiza de la siguiente manera, primero tú cargas el rebote, luego tú...". 

Creo que si esta iniciativa natural de "necesitar el balón" se trabajara adecuadamente, nos podríamos ahorrar muchísimo tiempo y ciertos hábitos estarían arraigados en el juego de las niñas.