miércoles, 24 de junio de 2015

Entrenamiento 7. Postemporada.

En el séptimo entrenamiento de la postemporada, que es voluntario, y vinieron 9 de las 12 jugadoras, he decidido empezar a introducir conceptos del juego de la próxima temporada. Terminaremos de entrenar a finales de julio. Hay predisposición e ilusión por parte de las jugadoras.
En anteriores entrenamientos hemos hablado de "generar ventajas", "matenerlas" y "disfrutarlas". Hablamos de circulación del balón, de mover a la defensa. Y a veces es difícil transmitir esta idea, cuando están acostumbradas a "dos pases y me la tiro". Tendré que pensar en cómo introducir la idea de la circulación del balón y el aprovechamiento de las ventajas.
Hoy hemos empezado a hablar del bloqueo indirecto. Y ha resultado curioso que en el ejercicio que hemos hecho, hemos hablado de dos detalles a pensar y ejecutar. Como sabéis, mi idea es la de "pensar para dejar de pensar". Ahora le doy dos detalles, que ellas piensan mientras ejecutan, y, a través de entornos positivos de aprendizaje, repeticiones, preguntas que les hagan pensar en para qué sirven esos detalles, ellas transformarán esos actos conscientes del bloqueo indirecto en actos inconscientes.
Los detalles fueron dos. El de la bloqueadora que estuviera quieta. Y el de la que cogía el bloqueo que físicamente agarrara a su defensora (si, que la agarrara de la camiseta) cuando fuera a pasar el bloqueo, y la estampara contra el bloqueo.
Lo explico, preguntamos, lo entienden. Se va a ejecutar y a la primera no realizan esos dos detalles. Interesante. Paro el ejercicio. Si en la primera acción no se acuerdan de dos detalles, no podremos avanzar. ¿Entrenamos a jugadoras robot? No han sido capaces de transformar en acción algo que tenían claro en la mente, a nivel concepto. Hay que tener paciencia y perseverar, y por supuesto, nunca gritarlas ni decirlas que no se enteran. ¿De qué serviría? Volver a preguntar, insistir en si entienden el por qué del detalle. Que sepan para que sirve el bloqueo indirecto, etc.
Curiosamente, cuando he parado el ejercicio cinco o seis veces, sin juzgarlas, sólo tratando de recordarlas lo que había que hacer, han empezado a ejecutar. Y curiosamente, no solo han ejecutado, sino que además, han tomado decisiones en función de cómo la defensa actuaba en el bloqueo. Muy, muy interesante. Estas chicas tienen mucho basket dentro. Solo hay que sacarlo.
La idea es partir de lo particular a lo general. Varias sesiones del bloqueo indirecto, en distintas situaciones del campo, para luego integrarlo en el juego por conceptos. Será un sistema universal. Referencias espaciales. Pero eso es para más adelante.