jueves, 25 de junio de 2015

Entrenamiento 8. Postemporada

El entrenamiento de hoy era de hora y media.

He llegado sin muchas energías, pero al ver que el entreno era voluntario y estabamos 10 de las 12 jugadoras, sus ganas de aprender y la atención que me dedicaban, pues la gasolina te llega automáticamente.


Hoy ha servido para trabajar el tiro, dos detalles. Y de nuevo los dos detalles del bloqueo indirecto. Lo mismo que la otra vez.

Cosas curiosas del entreno de hoy. En los detalles del tiro, el primero, que cuando lanzo un balón a un sitio, la mano tiene que mirar hacia ese sitio. El segundo detalle, y aquí viene lo curioso, les he dicho que hagan una serie de tiros y que se fijaran en qué hacia la mano de acompañamiento. Hemos hablado de su función. Casualmente, cuando he preguntado qué hacía la mano de acompañamiento, el 70% de las jugadoras se ha "autocorregido". No han observado qué hacía su mano, sino que directamente han corregido. Fantástico, me ahorran trabajo y además aprenden mejor. Ellas son sus mejores entrenadoras.

Otra cosa curiosa es que se han incorporado tres jugadoras que no vinieron el lunes. Hemos explicado los conceptos del bloqueo indirecto. Y nos ponemos a jugar. Las tres no se enteraban. He parado el entreno. Cuando hay tres jugadoras que no lo han entendido el problema es del entrenador. Así que hay que volver a explicar. 

La última cosa curiosa es que en un momento del entreno a las jugadoras les ha dado un ataque de risa. Y eso es maravilloso. Evidentemente riéndose no podemos trabajar en la pista. Pero hay que aprovechar esa energía positiva, esa sensación de alegría. Lo que tiene que hacer el entrenador es saber encaminar esa ilusión y alegría hacia lo que queremos. Que se concentren en el trabajo que se está haciendo. Pero no cortando la risa o la alegría, sino encauzándola. 

Por cierto, en un 3c2 continuo, les he animado a que intentaran buscar el "pase no evidente", que crearan cosas. Y claro, han empezado a intentar pases diferentes, y fallaban mucho. Y ahí está la clave del éxito, en que fallen. Dejarlas que se atrevan. Y ya iremos corrigiendo. 

Buen entreno. Gracias a las chicas por animarme la tarde y llenarme de energía.