jueves, 29 de octubre de 2015

M1. Entreno 8. Juego sin balón

El entreno empezó con el siguiente ejercicio para calentar. En el trabajamos disociación de bote y pasos, tanto en carrera como en situaciones de llegada en velocidad al aro.
 
 
A partir de ahí, y con la consigna respecto al pase de:
 
1. Tiene que ser tenso.
2. La receptora tiene que ser consciente de que lo va a recibir.
 
Empezamos a trabajar en situaciones de juego reducido, los siguientes conceptos:
 
1. Ataco por donde más espacio haya.
2. En situaciones de poste alto, tras ser ofensiva, inversión de balón, o directamente, inversión de balón.
3. Saber, la jugadora sin balón, dónde estoy y por qué.
4. Encontrar situaciones para el poste bajo.
 
Jugamos situaciones de 2c2 con pasadora, 3c3 y 5c5.
 
Lo más curioso del entreno fue cuando en el 5c5 cogí a cada equipo y les marqué unos movimientos predefinidos con la idea que facilitarles la labor de los cuatro puntos anteriormente mencionados.
 
Las jugadoras se centraron tanto en querer realizar esas trayectorias que se bloqueaban si no sucedía lo que previsiblemente tenía que pasar. Resulta que, como en defensa decimos que "no queremos ser princesas", pues esa intensidad defensiva desbarataba los planes de ataque, y al estar tan centradas en lo que el entrenador les había dicho que tenían que hacer, sus cabezas no eran capaces de pensar otras soluciones.
 
Cuando yo iba a dar por finalizado el entrenamiento, las jugadoras me pidieron seguir en pista hasta que entrara el siguiente equipo, que se estaba retrasando. Dije que sí, y entonces decidimos seguir en 5c5 pero sin normas, que se divirtieran e hicieran lo que les diera la gana. Incluso dijimos que no había líneas de fuera.
 
Y entonces....me quede alucinado. Empezaron a jugar como quisieron, pero buscaban situaciones de poste bajo, atacaban por donde más espacio había, invertían el balón, se movían con mucho más criterio. ¡ Estaban aplicando los conceptos que llevabamos dos días trabajando !
 
Tengo la sensación de que, trabajando conceptos e ideas, después, el juego tiene que ser libre, de ellas, dejarlas que jueguen, y que apliquen conceptos, pero libremente.
 
Creo que el juego se beneficia del desorden, de la volatilidad, del azar y de la incertidumbre.